SEGUIDORES

Salem Mass - Witch Burning

“Witch Burning is solid as hell”.

“Four words to sum up the album: Fun, catchy, occult, prog”.

Y aquí estamos de nuevo con otra de esas reseñas de mal gusto pero con ese toque de naturalidad (eso es lo que creo) que siempre trato de ofrecer, así que preparados porque hoy les presento un pedazo de álbum con bastante chicha, moog, cerveza y un sonido “psico-proto progresivo”, hoy nos toca hablar de un álbum nacido en las entrañas de un bar, y con un grupo de amigos que ya conocían ese “circuito” y que tenían un concepto bastante interesante: hacer música con un sonido marcado, pero no por el hammond como base o soporte, sino que se tomaba al moog como eje principal”, y es que a la larga el álbum logra tener un sonido bastante particular lo que lo vuelve muy interesante y por ende adquiere el pomposo título de “MITICO” y es que Witch Burning es un álbum a considerar por varias cosas, primero por la forma de cómo se gestionó, segundo por el concepto que se tiene de él y tercero por la performance, 3 puntos bien gordos que lo hacen bastante sustancioso y por ende se vuelve un objeto de CULTO. No hay duda que estamos ante un disco memorable.

Sí que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que escuche este álbum y debo decir que esta vez lo he asimilado diferente, ya con más años en la espalda mi percepción ha sido otra, no ha cambiado mucho debo de reconocerlo, pero he podido sentir en este álbum un halo de energía bastante positivó, quizás sea porque lo he sentido muy honesto y no sobre-expuesto a tanta maroma psicodélica, pero OJO debe de reconocer que el álbum esta empapado de moog y eso no está nada mal, al menos yo no me sentido “ahogado” , es más me parece que es un buen recurso, sin embargo lo único que me ha disgustado un poco es la voz principal; aunque quieran calcar el clásico tono heavy de los 70’s no logra alcanzar el punto y eso al final se vuelve irritante, se nota a leguas las intenciones por emular mucho a 2 sus grandes influencias (Deep Purple/Uriah Heep) pero desgraciadamente no les salio muy bien “la jugada”, lo noto muy fingido, sobre todo cuando hace ese gritillo proto-heavy metal, en fin, regresando a la review debo decir que el álbum consigue crear una buena atmósfera, la performance está al nivel, el grado que alcanza es óptimo, y aunque el sonido para ser del 71 es muy “cavernícola” tiene bastante punch, es un sonido honesto, puro y salvaje, un sonido que te atrapa muy bien. Podría definir la obra como una mezcla entre rock psicodélico y destellos del early prog, sugestivamente oscuro, y provocador, y con un sonido como ya dije propio y singular, sin duda alguna la primera banda que utiliza este fantástico instrumento (moog). Y decir también que fue de las primeras en utilizar “teclados” en el combo rockero.

Witch Burning en cierto punto de la historia se volvió un trabajo revolucionario y hoy en día aún se deja oír sin problema alguno, el tiempo ha pasado y este a envejecido muy bien, ¡MEMORABLE! Ya para acabar con la reseña de hoy debo decir que me ha dado mucho gusto volver a oír de pies a cabeza este roñoso álbum, la nostalgia y los buenos recuerdos salieron a flote, buenas épocas, buenas noches, buenas sesiones en solitario…lo demás sobra, hasta mas vernos. Y gracias por pasar por aquí y tomarse unos minutos en leer estas crónicas.

Mini-dato:
*El disco fue grabado en un bar de Caldwell - Idaho llamado “The Red Barn, y según cuenta la leyenda la cosa se dio por esas cuestiones de la vida, el ambiente que se generó ahí fue muy íntimo, entre cervezas, rock acido, y “sustancias” se gestionó el proyecto, el propietario del bar Steve Moore estuvo atento a todo los movimientos que se hacían ahí, y el resulto fue ESTO

01.Witch Burning
02.My Sweet Jane
03.Why
04.You Can't Run My Life
05.You're Just A Dream
06.Bare Tree
07.The Drifter

No hay comentarios:

CONTACTO

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *